sábado, 4 de octubre de 2008

SISTEMA DIGESTIVO


El Sistema Digestivo es el encargado de digerir los alimentos que tomamos, haciéndolos aptos para que puedan ser primero absorbidos y luego asimilados.

Su función es la transformación de las complejas moléculas de los alimentos en sustancias simples y fácilmente utilizables por el organismo.
Estos compuestos nutritivos simples son absorbidos por las vellosidades intestinales, que tapizan el intestino delgado, así pues, pasan a la sangre y nutren todas y cada una de las células del organismo.

También cumple la función de procesar el alimento, separando las proteínas, los hidratos de carbono, los minerales, las grasas y otras sustancias que necesita el cuerpo, transforma los glúcidos, lípidos y proteínas en unidades más sencillas gracias a las enzimas digestivas para que puedan ser absorbidas, y transportadas en la corriente sanguínea de modo que lo pueda utilizar el cuerpo.

El sistema digestivo comprende el tubo digestivo y las glándulas anexas.
En el tubo
(el cual mide unos once metros de longitud), se distinguen la boca, la faringe, el esófago, el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso.

Éste comienza en la boca, donde la mandíbula y la lengua comienzan a deshacer el alimento con la ayuda de la saliva secretada por las glándulas salivares.

El alimento masticado, combinado con la saliva, se ingiere y se transporta por el esófago mediante movimientos peristálticos hasta el estómago.

Luego, el bolo alimenticio cruza la faringe, sigue por el esófago y llega al estómago, cuya mucosa segrega el potente jugo gástrico y el alimento se combina con ácido clorhídrico que ayuda a deshacerlo más. Cuando se ha digerido completamente el alimento, el resto de fluido, denominado quimo, pasa a través del píloro a los intestinos grueso y delgado.

En el intestino delgado, se absorben de la corriente sanguínea los nutrientes del quimo, dejando los residuos que no sirven. ´

El tubo digestivo continúa por el intestino grueso. Luego los residuos antes descritos, pasan a través del colon (donde la corriente sanguínea absorbe la mayor parte del agua) y se introducen en el recto donde se almacenan antes de excretarse. Estos desechos sólidos, denominados heces, se unen y en el proceso de excreción pasan a través del canal anal y el ano. A lo largo del tracto digestivo, el páncreas, el bazo, el hígado y la vesícula biliar segregan enzimas que ayudan durante el proceso digestivo.

El tubo está formado por cuatro capas concéntricas que son de adentro hacia afuera:

  1. Capa interna o mucosa(donde pueden encontrarse glándulas secretoras de moco y HCl vasos linfáticos y algunos nódulos linfoides). Incluye una capa muscular interna o muscularis mucosae compuesta de una capa circular interna y una longitudinal externa de músculo liso.
  2. Capa submucosa compuesta de tejido conectivo denso irregular fibroelástico. La capa submucosa contiene el llamado plexo submucoso de Meissner, que es un componente del sistema nervioso entérico y controla la motilidad de la mucosa y en menor grado la de la submucosa, y las actividades secretorias de las glándulas
  3. Capa muscular externa compuesta, al igual que la muscularis mucosae, por una capa circular interna y otra longitudinal externa de músculo liso (excepto en el esófago, donde hay músculo estriado). Esta capa muscular tiene a su cargo los movimientos peristálticos que desplazan el contenido de la luz a lo largo del tubo digestivo. Entre sus dos capas se encuentra otro componente del sistema nervioso entérico, el plexo mientérico de Auerbach, que regula la actividad de esta capa.
  4. Capa serosa o adventicia. Se denomina según la región del tubo digestivo que reviste, como serosa si es intraperitoneal o adventicia si es retroperitoneal. La adventicia está conformada por un tejido conectivo laxo. La serosa aparece cuando el tubo digestivo ingresa al abdomen, y la adventicia pasa a ser reemplazada por el peritoneo.
    Los plexos submucoso y mientérico constituyen el sistema nervioso entérico que se distribuye a lo largo de todo el tubo digestivo, desde el esófago hasta el ano.

La boca


La boca es el primer órgano del aparato digestivo y, por lo tanto, también el de la digestión. En él se realizan dos procesos: la función mecánica o masticación, y la función química o insalivación en el que se ocupan consecutivamente los dientes y la lengua.

La boca de los vertebrados se caracteriza principalmente por la presencia de los labios que bordean la entrada, los dientes y la lengua. En los seres humanos, la boca está formada por dos cavidades: la cavidad bucal, entre los labios y mejillas y el frontal de los dientes, y la cavidad oral, entre la parte interior de los dientes y la faringe.

Las glándulas salivares vierten en la cavidad bucal y las demás glándulas salivares en la cavidad oral. El paladar es de hueso, es duro en la parte frontal y fibroso y más blando en la parte posterior.

Glándulas Salivares

Las glándulas salivares son las encargadas de segregar saliva.

La función de la saliva es digestiva y protectora pero, sobre todo, sirve para facilitar la masticación y la deglución de los alimentos. Las seis glándulas salivares tienen un conducto que vierte la saliva elaborada en la boca. Éstas están repartidas por toda la cavidad bucal, pero existen tres acúmulos de mayor importancia: son las sublinguales, submaxilares y parótidas.

La glándula salival parótida vierte por el conducto que atraviesa el músculo buccinador y va a parar encima de la segunda molar. Su secreción es serosa, semejante al suero.

Las glándulas submaxilares vierten casi justo detrás de los incisivos centrales; son glándulas mixtas, pero predominantemente serosas.

Por último, las sublinguales son glándulas mixtas que vierten debajo de la lengua por varios canales.

· Lengua:


La lengua está formada principalmente por músculos que permiten moverla con facilidad, y se extiende desde la parte posterior de la boca hacia los labios. La cara superior, los lados y la parte anterior de la cara inferior son libres y el resto está unido a la cavidad bucal. Contiene unas glándulas salivales que segregan saliva que ataca al alimento haciendo de él un bolo alimenticio que será transportado a través del esófago al estómago. La lengua empuja los alimentos contra los dientes y lleva los alimentos hacia la faringe y más tarde hacia el esófago

· Dientes:


Los dientes están formados por una sustancia más dura que la de los huesos y sirve para masticar el alimento. El conjunto de todos los dientes es la dentadura.

Como parte del aparato digestivo, se encarga de cortar, desgarrar, y triturar el alimento que el hombre introduce en la boca para ser después atacado por la saliva que segregan las glándulas salivales.

Dentro de los dientes se pueden ver tres tipos de dientes:

-Incisivos: Estos dientes son grandes, planos, y con un lado afilado que se usa para cortar el alimento.

-Caninos: Tienen forma de cono acabado en una punta afilada que sirve para desgarrar un alimento que es demasiado duro como la carne.

-Molares: Tienen cuatro extremos afilados que sirven para triturar el alimento que han cortado las incisivas o han desgarrado los caninos.

Faringe


La faringe está situada inmediatamente detrás de la boca.

Es un conducto corto, que tiene muchas aberturas de comunicación.

Por arriba se comunica con las fosas nasales, mediante dos orificios, llamados las coanas, y el oído, mediante las trompas de Eustaquio. Por su parte inferior, la faringe se comunica con la laringe y el esófago.

La faringe se divide en tres partes;

· Nasofaringe: También se llama faringe superior o rinofaringe. El techo de la faringe situado en la nasofaringe se llama cavum, donde se encuentran las amígdalas faríngeas o adenoides. La nasofaringe está limitada por delante por las coanas de las fosas nasales y por abajo por el velo del paladar. A ambos lados presenta el orificio que pone en contacto el oído medio con la pared lateral de la faringe a través de la Trompa de Eustaquio. Detrás de este orificio se encuentra un receso faríngeo llamado fosita de Rosenmüller. En la pared posterior de la nasofaringe se aprecia el relieve del arco anterior del atlas o primera vértebra cervical.

· Orofaringe: También se llama faringe media o bucofaringe porque por delante se abre a la boca o cavidad oral a través del istmo de las fauces. Por arriba está limitada por el velo del paladar y por abajo por la epiglotis. En la orofaringe se encuentran las amígdalas palatinas o anginas, entre los pilares palatinos anteriores o glosopalatino y posterior faringopalatino.

· Laringofaringe: También se llama hipofaringe o faringe inferior. Comprende las estructuras que rodean la laringe por debajo de la epiglotis, como los senos piriformes y el canal retrocricoideo, hasta el límite con el esófago. En medio de los senos piriformes o canales faringolaríngeos se encuentra la entrada de la laringe delimitada por los pliegues aritenoepiglóticos.

Es un órgano de doble función, ya que por ella pasa el aire cuando respiramos, y los alimentos cuando comemos. La comunicación de la faringe con la laringe está protegida por una lámina cartilaginosa llamada epiglotis. Los alimentos no pueden pasar a la tráquea porque en el momento de la deglución se levanta la laringe y queda la epiglotis abatida sobre ella. A ambos lados de la faringe están dos órganos llamados amígdalas.

Esófago


El esófago es un conducto músculo membranoso y comunica a la faringe con el estómago, después de atravesar el diafragma, que separa la cavidad torácica de la abdominal.

Se sitúa entre la tráquea y la columna vertebral en el espacio situado en medio de la cavidad torácica entre los dos pulmones, también llamado mediastino.

Prácticamente, el esófago es un conducto de paso de los alimentos, ya que la superficie interna es acanalada longitudinalmente. Por ello, la función que cumple el esófago es de simple conducción de los alimentos al estómago.

Habitualmente es una cavidad virtual (es decir que sus paredes se encuentran unidas y solo se abren cuando pasa el bolo alimenticio).

El esófago alcanza a medir 25 cm. y tiene una estructura formada por dos capas de músculos, que permiten la contracción y relajación en sentido descendente del esófago. Estas ondas reciben el nombre de movimientos peristálticos y son las que provocan el avance del alimento hacia el estómago.

Estómago


Es una dilatación que se sigue del esófago, ubicado en la cavidad abdominal, en su derecha se encuentra el hígado; en su izquierda, encontramos el bazo, arriba encontramos el diafragma, y a su través el corazón y el pulmón izquierdo, hacia delante el hígado y la pared abdominal anterior. Hacia abajo encontramos el colon transverso, y hacia atrás la aorta, el riñón izquierdo, la glándula suprarrenal izquierda y el páncreas.

En este órgano podemos encontrar 4 partes bien diferenciadas; ellas son: fondo, cúpula, cuerpo y antro.

El esfínter que comunica el estómago con el esófago, se lo denomina, cardias; y el que comunica el estómago con el duodeno, se lo denomina píloro.

La pared del estómago está formada por las capas características de todo el tubo digestivo:

1. La mucosa gástrica

La mucosa del estómago presenta múltiples pliegues, crestas y fosillas. Presenta a su vez tres capas:

  • El epitelio
  • La lámina propia o corión
  • La muscular de la mucosa

Epitelio superficial: es un epiteio cilíndrico simple, que aparece bruscamente en el cardias, a continuación del epitelio plano estratificado no queratinizado del esófago. En el polo apical de estas células aparece una gruesa capa de moco gástrico, que sirve de protección contra las sustancias ingeridas, contra el ácido estomacal y contra las enzimas gástricas.

Glándulas del cardias: están situadas alrededor de la unión gastroesofágica. Las células endócrinas que posee en el fondo, producen gastrina.

Glándulas oxínticas, gástricas o fúndicas: se localizan sobre todo en el fondo y cuerpo del estómago y producen la mayor parte del volumen del jugo gástrico. Están muy juntas unas con otras, tienen una luz muy estrecha y son muy profundas. Se estima que el estómago posee 15 millones de glándulas oxínticas, que están compuestas por cinco tipos de células:

  • Principales o zimógenas: son las células que producen el pepsinógeno (I y II)
  • Oxínticas o parietales: son las células que segregan el ácido clorhídrico y el factor intrínseco gástrico o factor intrínseco de Castle.
  • Mucosas del cuello: segregan mucosa alcalina.
  • Endócrinas: pueden ser células G (liberadoras de gastrina), D (segregan somatostatina), EC (segregan serotonina) o células cebadas (liberadoras de histamina).
  • Células madre: se supone que generan todos los tipos célulares, excepto las células endócrinas.

Glándulas pilóricas: están situadas cerca del píloro. Segrega principalmente secreción viscosa y espesa, que es el mucus para lubricar el interior de la cavidad del estómago, para que el alimento pueda pasar, protegiendo así las paredes del estómago.

Lámina propia o Corión: formada por tejido conectivo laxo, posee glándulas secretoras de mucus y enzimas.

Capa muscular de la mucosa: que presenta dos capas, poco diferenciadas entre sí.

2. Capa submucosa

Formada por tejido conjuntivo moderadamente denso (tejido de sostén que conecta o une las diversas partes del cuerpo), en el cual se encuentran numerosos vasos sanguíneos, linfáticos y terminaciones nerviosas. Esta debajo de la mucosa.

3. Capa muscular

La capa muscular está formada de adentro hacia afuera por fibras musculares oblicuas, circulares y longitudinales. La capa muscular gástrica puede considerarse como el músculo gástrico porque gracias a sus contracciones, el bolo alimenticio se mezcla con los jugos gástricos y se desplaza hacia el píloro con los movimientos peristálticos.

La capa muscular posee sus fibras en distintas direcciones, desde más interno a más externo, teniendo una capa muscular interna oblicua, una capa media circular y una capa externa longitudinal . En un corte transversal se distingue claramente esta diferencia en la disposición de las fibras musculares. Se puede observar que la capa circular media, en algunos lugares esta engrosada formando los esfínteres que regulan el paso de los alimentos.

4. Capa serosa

La capa serosa o peritoneal, constituida por tejido conectivo laxo tapizado por una capa epitelial llamada Mesotelio, envuelve al estómago en toda su extensión, expandiéndose en sus curvaturas para formar el epiplon menor o gastrohepático, el epiplon mayor o gastrocólico y el epiplon gastroesplénico que termina en el ligamiento frenogástrico.

Intestino delgado


El intestino delgado es un tubo alargado y hueco con paredes más delgadas que las del estómago. Se sitúa en la cavidad abdominal, y mide entre siete y nueve metros de largo, plegado varias veces.

Se divide en tres partes: duodeno, o parte más cercana al estómago; yeyuno, o porción media; e íleon, tramo final.

Al igual que el estómago, el intestino delgado tiene músculos que, al moverse, hacen que los alimentos vayan avanzando.

La pared interior del intestino delgado no es lisa, sino que presenta una gran cantidad de vellosidades intestinales, las que están irrigadas internamente por pequeños vasos sanguíneos.

El páncreas produce el jugo pancreático, y el hígado, la bilis. Estos dos jugos son vertidos al intestino delgado. La bilis ayuda a disolver las grasas, lo que facilita su asimilación. Mientras, el jugo pancreático completa la digestión de las proteínas y los azúcares, proceso que comenzó en el estómago, junto al jugo intestinal producido por las paredes del intestino delgado. Una vez digeridos los alimentos, sus componentes deben pasar a la sangre para ser distribuidos a todos los órganos del cuerpo. Cuando las enzimas digestivas han disociado las grandes moléculas de proteínas, polisacáridos, ácidos nucleicos y lípidos en unidades constituyentes, los productos son absorbidos por la pared del intestino, especialmente del delgado. Pequeñas fracciones en forma de dedo, llamadas vellosidades intestinales, cubren toda la superficie de la mucosa intestinal, cada una de las cuales contiene una red de capilares sanguíneos y un capilar linfático en su centro, al cual son transferidos los nutrientes.

La mucosa del intestino delgado también secreta la hormona secretina, que estimula al páncreas para producir las enzimas digestivas.

Intestino grueso



El intestino grueso es la penúltima porción del tubo digestivo. El intestino delgado se une al intestino grueso en el abdomen inferior derecho a través de la válvula ileocecal.

Su función principal es la de transformar los alimentos provenientes del intestino delgado (quimo) en heces por acción de la flora intestinal, almacenar las heces hasta su expulsión al exterior, regular el equilibrio hídrico del organismo y absorber ciertas vitaminas y minerales.

. Consta de cuatro partes:

-Colon: es un tubo muscular de aproximadamente un metro y medio de largo, el cual continúa absorbiendo agua y nutrientes minerales de los alimentos y sirve como área de almacenamiento de las heces.

El colon consta de cuatro secciones:

  • Colon ascendente o derecho: Es la primera sección y comienza en el área de unión con el intestino delgado. La primera porción del colon ascendente se llama ciego y es donde el apéndice se une al colon. El colon ascendente se extiende hacia arriba por el lado derecho del abdomen.
  • Colon transverso: Es la segunda sección y se extiende a través del abdomen del lado derecho hacia el lado izquierdo. Sus dos extremos forman dos ángulos que se llaman:
    • El ángulo hepático del colon, localizado en la lado derecho siendo la unión del colon ascendente con el colon transverso.
    • El ángulo esplénico del colon, localizado en el lado izquierdo, siendo la unión del colon transverso con el colon descendente.
  • Colon descendente o izquierdo: Es la tercera sección y continúa hacia abajo por el lado izquierdo.
  • Colon sigmoide o sigma o iliopélvico: Es la cuarta sección y se llama así por la forma de S. El colon sigmoide se une al recto, y éste desemboca en el ano.

- Ciego: Es la parte que comunica el intestino delgado con el grueso a través de la válvula ileocecal. Mide entre 5 y 7 cm de longitud. Tiene forma de saco sin salida, de ahí que se le llame ciego. En la parte inferior del mismo cuelga el apéndice vermicular , de unos 9 cm de longitud, cuya función no es del todo conocida aunque se supone que tiene la finalidad de producir anticuerpos.

- Recto: Porción del intestino grueso entre el colon y el ano. Con una extensión de unos 20 cm Es la parte encargada del almacenamiento de las heces, las cuales son expulsadas al exterior por una abertura llamada ano.

- Ano: es la abertura externa del recto. El ano posee unos músculos denominados esfínteres que son los que controlan la salida de las heces hacia el exterior. El musculo interno es liso y su acción es involuntaria y el músculo externo es estriado y de musculatura es de acción voluntaria.

Vesicula Biliar


La vesícula biliar, situada por debajo del hígado, es una bolsa en forma de pera que concentra y almacena la bilis. La bilis es una sustancia líquida, viscosa, de color verdeamarillento, sabor amargo y reacción alcalina, que es secretada por el hígado y vertida en el intestino por los conductos biliares. La expulsión de la bilis y jugo pancreático se debe a que el peristaltismo duodenal abre la ampolla de Vater y se descarga la bilis contenida en el conducto colédoco y el jugo pancreático. Pero para que la vesicula biliar se vacíe, ha de contraerse, exprimirse. Lo hace, en efecto, obedeciendo a estímulos nerviosos procedentes del bulbo; la "señal" que llega al bulbo es la hormona colecistonina que secreta el intestino delgado en cuanto las grasa, aunque sea en pequeñas cantidades, entran en él.

Páncreas



El páncreas es una glándula compacta o lobulada, situada junto al intestino delgado y tine uno o varios conductos excretores que desembocan en el duodeno. Consta de una parte exocrina que elabora un jugo que vierte en el intestino y contribuye a la digestión porque contiene varios fermentos, y otro endocrina, que produce una hormona, la insulina, cuya misión es impedir que pase de un cierto límite la cantidad de glucosa existente en la sangre. El jugo pancreático desempeña un papel muy importante en las actividades digestivas del intestino. Se ha comprobado que la adaptación de la secreción a la composición de la dieta se efectúa en parte por el mecanismo humoral y en parte por el nervioso. En cuanto a su estructura microscópica se trata de una glándula constituida por un complejo alveolar, semejante a las glándulas salivales, salvo en lo referente a las "insulas" de células especiales incluidas en los alveolos.

Apéndice










El apéndice cecal o vermiforme es una porción tubular con aspecto de lombriz que sale del extremo cerrado del intestino ciego. Este anexo del ciego reviste especial interés debido a que es asiento frecuente de procesos patológicos. Embriológicamente, se trata del extremo inferior del ciego que no se ha dilatado tan rápidamente como el resto del órgano, y, en consecuencia, aparece como un divertículo que nace del ciego a tres centímetros o menos por debajo del lugar de penetración del ileón. El apéndice cecal se encuentra frecuentemente incurvado o incluso arrollado sobre sí mismo. Es entonces cuando existe el grave peligro de que la actividad de las bacterias destruya no sólo el contenido del apéndice, sino la propia pared del órgano, ya que los gérmenes, al penetrar en la pared intestinal, la infectan. La apendicitis es uno de los trastornos intestinales más graves y peligrosos.



video